Innovación e inclusión en educación: ¿de qué estamos hablando?

Comencemos este apartado pensando en la innovación educativa. Partamos del hecho de que innovar no reside, simplemente, en plantear meras prácticas que utilizan las tecnologías, es decir, que se presentan de manera muy atractiva pero que a la larga no modifican las prácticas habituales. Debemos tener presente que las tecnologías no son simplemente medios para hacer -más rápido y mejor- lo que ya se hacía, sino que se constituyen en herramientas poderosas, con ciertas lógicas de funcionamiento, que permiten (o no) propiciar nuevas formas de aprender y acercarse al conocimiento.

Es decir, al hablar de innovación nos estamos refiriendo a la propuesta didáctica en sí misma; una propuesta en la que esté presente la recuperación de lo epistemológico de la disciplina a enseñar: su narrativa, las diversas perspectivas existentes sobre ciertos temas; una propuesta que conlleva inventiva, imaginación; un arriesgarse constante enfrentando la incertidumbre; una propuesta que impacta en tanto y en cuanto nos permite recordar lo que aprendimos.

Una enseñanza o una propuesta didáctica que se constituye así es una propuesta innovadora en la cual las TIC, como herramientas, ayudan, complementan o propician determinados modos de presentar y trabajar los contenidos.

Pero aún nos queda otro concepto tan importante como el de innovación; hablamos de pensar propuestas educativas que no sólo sean innovadoras sino que también sean inclusivas.

Ainscow, Booth y Dyson, al hacer referencia al concepto de inclusión plantean: “… se trata del proceso de análisis sistemático de las culturas, las políticas y las prácticas escolares para tratar de eliminar o minimizar, a través de iniciativas sostenidas de mejora e innovación escolar, las barreras de distinto tipo que limitan la presencia, el aprendizaje y la participación de alumnos y alumnas en la vida escolar de los centros donde son escolarizados, con particular atención a aquellos más vulnerables” (2006 p. 25).

Pensar en la eliminación de “barreras de distintos tipos que limitan la presencia, el aprendizaje y la participación” de los alumnos, implica pensar:

1. Donde y a través de qué medios los alumnos son educados;
2. reconocer y valorar la diversidad humana;
3. desarrollar las prácticas de enseñanza en espacios no segregados;
4. adoptar y replantear propuestas metodológicas a fin de lograr el mejor rendimiento escolar de los alumnos;
5. incluir aquellos alumnos más vulnerables a la exclusión como, por ejemplo, alumnos con discapacidad;
6. brindar diversas herramientas para la participación de los alumnos.

Muchas veces, cuando se hace alusión a una educación inclusiva, se la asocia solamente a la atención de alumnos con discapacidades. Sin embargo, desde la UNESCO (2001) se plantea que en realidad este término se refiere a la atención de todos los alumnos, con sus diversas características.

Para el desarrollo de una enseñanza inclusiva, se debe partir de la convicción de que la educación es un derecho humano fundamental. M. Ainscow (2004) da cuenta de cuatro características que se deben tener en cuenta para que una práctica docente apunte a ser inclusiva. El autor nos dice que:

• “La inclusión es un proceso”;
• “la inclusión se preocupa por la identificación y eliminación de barreras”;
• “la inclusión está relacionada con la presencia, participación y logros de todos los estudiantes”;
• “la inclusión implica poner especial énfasis en los logro de los grupos de alumnos que pueden encontrarse en riesgo de ser marginados, excluidos o de tener bajos niveles de logros”.

Esto nos muestra que aquello que distingue a la pedagogía de la inclusión es la manera en que los docentes conceptualizan las ideas sobre la diferencia.

Anuncios

Primer MOOC de DITEC: Entornos Personales de Aprendizaje (PLE)

No se puede negar que hoy en día las tecnologías de la comunicación adquieren mayor influencia e importancia en la vida cotidiana y académica.

Ya hace un tiempo que se comenzó a analizar la necesidad de desarrollar en los alumnos competencias que le permitan aprender a lo largo de la vida. En ese sentido, podemos observar cómo diversas herramientas digitales (redes sociales, páginas web, blogs, etc.) nos permiten ponernos en contacto con profesionales y referentes en diversas áreas y al mismo tiempo estar actualizados. Así, se puede ir constituyendo un entramado de conexiones sociales que cada persona personaliza en orden a sus intereses e inquietudes.

Si bien la creación de ese entramado no es algo nuevo, la virtualidad y sus herramientas potenciaron en gran medida la generación y alcance de los mismos.  Gracias a ello, vamos construyendo nuestros entornos personales de aprendizaje (PLE).

Ahora bien, ¿qué implica pensar dichos entornos en el marco de propuestas educativas diversas (formales, informales, empresariales, etc.)?; ¿qué debe conocer el docente?; ¿qué competencias se están poniendo en juego?

Estos son algunos interrogantes que iremos trabajando a lo largo del primer MOOC que hemos desarrollado y queremos compartir con ustedes: “Entornos Personales de Aprendizaje (PLE): herramientas para repensar el enseñar y aprender“.  Este curso se desarrollará a distancia (virtual), y como todo MOOC, tiene las características de ser masivo y gratuito.

La duración será de 06 semanas y se inicia el 17 de noviembre.

Los contenidos que se trabajarán son:

Módulo 1
• ¿A qué llamamos PLE?
• PLE y educación formal, no formal, laboral e informal.
• Nuestras huellas digitales y su importancia.

Módulo 2
• Redes sociales, características y su relación con la educación.
• El docente como curador de contenidos.
• Comunidades de aprendizaje.

Si desean participar en este curso, les invitamos a ingresar y registrarse en el campus virtual de DITEC (http://ditec.gnomio.com).  (Les recomendamos trabajar con el navegador Firefox (Mozilla)

Videoenseñanza y videoaprendizaje

teaching with videos

(fuente: http://www.educatorstechnology.com)

¿Han utilizado Google Hangouts o Skype alguna vez? Son servicios de mensajería o video chat muy utilizados actualmente, dado que se ha avanzado mucho en sistemas de comunicación digital y tecnologías. Pero, ¿qué tanto se aprovecha o se puede aprovechar este tipo de herramientas en educación a distancia?

La video educación es una herramienta educativa, que no reemplaza al aprendizaje presencial, pero sí lo complementa. Tiene algunas ventajas, como la innovación, tanto como un desafío para el maestro, como en despertar el interés de los estudiantes; el estar al alcance de estudiantes que no pueden estar presentes, entre otros. Como una pedagogía, además de tener que aprender cómo trabajar con video enseñanza, es esta una experiencia nueva, en la que tanto el profesor como el estudiante aprenden.
Actualmente, el uso de video conferencia permite la participación de grupos en locaciones distintas y son bastante adaptables. En algunas universidades se habilitan aulas para tal fin y en otros casos los alumnos pueden acceder desde sus casas o smartphones, de ahí la flexibilidad que representa su empleo.
Algunas pautas a considerar para el uso adecuado de video enseñanza son:
– Preparación. Hay que verificar los detalles para que la transmisión de señal sea adecuada. Detalles, como la verificación de la calidad de señal, la iluminación, el volumen, la ubicación y hasta la forma de hablar, son importantes.
– Mantener el interés. La videoconferencia no se trata solamente de emitir señal y hablar. Hay que procurar emplear otros recursos multimedia, y que los alumnos cuenten de antemano con material. Las herramientas de aprendizaje colaborativo son buenos complementos.
– Animar a la participación. Dependiendo el tipo de video enseñanza, los estudiantes tienen que participar, pero también debe ser ordenadamente, para que haya fluidez en la sesión. Aquí se debe establecer pautas para la correcta participación y protocolo.
Tal vez han escuchado hablar de streaming (que es la transmisión en directo de un evento, accesible por internet), de video tutoriales (emisiones o videos grabados de enseñanza) o hasta los cursos masivos abiertos o MOOC, que los han acercado a estos enfoques de enseñanza.

¿Según el área en la que se desenvuelven, han pensado en alguna posibilidad de empleo del video aprendizaje/educación?

Enseñanza en entornos virtuales: interacción, aprendizaje y el papel del tutor

REDES.gif(fuente: http://desarrollo-comunidades-virtuales.wikispaces.com/)

Reflexionar sobre el rol del tutor nos invita a pensar cotidianamente en nuestras prácticas docente, por tal motivo, nos preguntamos:
• ¿Cuáles son las estrategias didácticas que llevo adelante en mi propuesta educativa (a distancia o presencial)?
• ¿Cuáles son los formatos en la que presento el contenido a enseñar?
• ¿Cuáles son las instancias de construcción de aprendizajes que les ofrezco a mis alumnos?
• ¿Mi práctica tutorial contribuye al desarrollo de nuevos aprendizajes?

En las instituciones educativas con propuestas de educación a distancia, o donde las aulas virtuales se utilizan como apoyo a la presencialidad, el tutor es aquel docente que debe transmitir conocimientos, pero, al mismo tiempo, guiar a los alumnos. Aquí cobra importancia la comunicación didáctica y la propuesta interactiva que organiza el tutor para favorecer la construcción de los conocimientos.
En la actualidad, con el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación, los saberes que construirán los alumnos van más allá de los límites del aula, porque en la virtualidad el conocimiento no está definido en un lugar y un tiempo determinado. Estos nuevos espacios posibilitan diferentes tipos de interacción, no solo entre docente/tutor y alumnos, sino también entre los alumnos y la comunidad.
En este punto, comenzamos a tomar en cuenta los aportes de las teorías del aprendizaje, especialmente las teorías socio constructivistas que toman en cuenta la presencia de las TIC.
Así, el Dr. Nicolás Burbules nos habla del aprendizaje ubicuo, pero
¿Qué significa la ubicuidad en el aprendizaje?;
¿Cómo impacta esto en nuestros procesos de enseñanza?;
¿Cómo se desarrolla dicho aprendizaje con el uso de las TIC?

Estas son algunas preguntas que nos responderá el Dr. Burbules en la siguiente entrevista realizada en las oficinas de IIPE-UNESCO (Buenos Aires) en Junio de 2011: http://goo.gl/fKySs4.

 Deseamos conocer sus opiniones respecto de estos temas.

La educación a distancia, una alternativa válida para la educación hoy

Imagen(https://www.examtime.com)

En esta oportunidad nos gustaría comenzar a abrir puertas sobre un tema que consideramos de suma importancia. Se trata de empezar a “ver” la modalidad educativa a distancia como una alternativa válida en los diversos niveles del sistema educativo (primario, secundario, terciario, universitario), así como los diversos tipos educativos (formal, no formal, informal, empresarial, social, etc.).

Los MOOC (Curso Masivo Abierto Online, por sus siglas en inglés) son un intento interesante a través del cual diversas universidades están “abriendo sus puertas” a la sociedad en general. Sin embargo su gran particularidad es su peor enemigo… la masividad y autodidactismo que estos cursos proponen.

Ahora bien, cuando hablamos de educación a distancia estamos haciendo referencia a una modalidad de educación que puede tomar varios rumbos. Como todo en educación, fue evolucionando a través de la historia.

Ya desde sus orígenes, la educación a distancia (EaD) prometía una flexibilización en las propuestas educativas con la finalidad de llegar a personas que quedaban excluidas de los circuitos convencionales del sistema educativo; actualmente, es una modalidad que responde de manera más eficaz a las demandas de la sociedad. La modalidad porta, desde sus inicios, una función social relacionada a la posibilidad de democratizar el acceso a la educación, al ampliar y diversificar la oferta, con el fin de llegar a poblaciones que por diversas razones se encuentran limitadas en su acceso al sistema presencial de formación. No olvidemos que en América Latina el desarrollo de la educación a distancia estuvo fuertemente ligado a la educación popular y/o a la alfabetización de adultos. Dan testimonio de ello las propuestas y proyectos desarrollados, ya a sea a través de Estados o de organizaciones sociales, en países como Costa Rica, Bolivia, Colombia, Brasil y Argentina, entre otros.

Cuando se habla de EaD, se piensa en “autodidactismo” o “aislamiento”. No es ni una cosa ni la otra, pues la modalidad a distancia propone estrategias y materiales preparados para mediar los procesos de enseñanza y de aprendizaje, y no delega esa responsabilidad al alumno. Además, la ausencia de presencialidad no implica en ningún momento la escasez de intercambios, ya sea entre alumnos, con el docente y con el contenido. Cabe señalar en este punto que, actualmente, existen maneras de entender la educación a distancia, que parten de diversos supuestos en relación a la enseñanza, el aprendizaje, la evaluación, etc.

Cabe destacar que el desarrollo de la EaD en América Latina tiene dos grandes diferencias con el proceso histórico en Europa; primero, no debemos olvidar que en muchos de los países latinoamericanos se vivieron procesos militares, que obstruyeron el desarrollo de la modalidad; y, en segundo lugar, la educación a distancia tuvo un fuerte papel, no sólo en la educación superior, sino también en programas de educación de adultos y educación popular.

Hoy, el avance de la tecnología permite hacer un uso particular de la virtualidad en propuestas educativas y de capacitación a distancia. Una de las grandes herramientas son las plataformas educativas que permiten el diseño de aulas virtuales. Les proponemos a continuación visualizar el siguiente video en el cual se da cuenta de las particularidades didácticas que puede adquirir un aula virtual.

Aulas virtuales

Creando materiales educativos… el reto del derecho de autor

Cada vez se hace más frecuente -en especial en el ámbito de la educación superior- que, al momento en el que los docentes e investigadores deciden diseñar un material educativo, se pregunten sobre lo que implica la propiedad intelectual y derecho de autor de la obra.

Entonces, decidimos investigar y encontramos términos como “Creative Commons”, “Copyright”, Copyleft”, etc.   Inicialmente, no comprendemos claramente lo que significa cada uno y cómo nos benefician personalmente.

Caro está, soy una de esas personas que, al poco de leer algunas páginas sobre legislaciones de propiedad intelectual, comienza a sentir agobio.  Sin embargo, buscando y buscando, encontré un material exquisitamente sencillo y claro sobre el tema.  Se trata de un objeto de aprendizaje diseñado para la Red Iberoamericana de TIC y Educación (RIATE) y el Instituto de Tecnologías Educativas (ITE), (con una licencia Creative Commons de Reconocimiento-No comercial-Compartir igual, que permite que hoy pueda ponerlo a disposición de todos y difundirlo.

Allí, los autores Jorge Oceja Castanedo, Raúl Luna Lombardi y  Pascual Barberán Molina van desarrollando, de una manera clara y amena, los siguientes temas:

  • Propiedad intelectual y derecho de autor
  • Licencias Relevantes para docentes
  • Acceso a recursos abiertos
  • Forma de atribución
  • Situaciones posibles y cuestiones a tener en cuenta
  • Creación y registro de obra
  • Distribución de contenidos

 

A continuación, les facilito el link a dicho material:

 

http://www.riate.org/version/v1/recursos/cursolicenciasnavegable/index.html

Para quienes se entusiasmen con el tema, ofrezco dos alternativas: la primera es una guía digital de Propiedad Intelectual, desarrollada por el abogado Sergio Ovelle Pérez colaborador del sitio “Maestros del web”; la segunda es la ley Argentina sobre Propiedad Intelectual (Ley N° 11.723 del Régimen Legal de la Propiedad Intelectual), que está disponible en http://infoleg.mecon.gov.ar/infolegInternet/anexos/40000-44999/42755/texact.htm.

Relación enseñanza y TIC

Bienvenidos a DITEC, un espacio creado para debatir, construir y compartir experiencias y conocimientos relacionados con las Nuevas Tecnologías y como las mismas impactan en las propuestas de enseñanza y aprendizaje.

Como docentes nos preguntamos y les preguntamos ¿Estamos dispuestos a trabajar en nuevos entornos, desde una posición crítica que nos lleve a  adoptar  las potencialidades de las Nuevas tecnologías, tal como lo hicimos con las tecnologías tradicionales?

Ante este interrogante es importante establecer que es aprender y que es enseñar, teniendo en cuenta que se trata de un proceso, en el cual se organizan y se integran conceptos a la estructura cognoscitiva de los sujetos.

 Ahora bien ¿Cómo se realiza esa integración?  Desde nuestra postura el proceso educativo es un proceso constructivo entre docente, alumno, contenidos y medios, teniendo siempre en cuenta que nuestra cultura nos ayuda a crear significados que transforman significativamente nuestra relación con la tecnología.

¿Es posible plantear la integración entre cognición y entornos tecnológicos?, esta integración ¿podría resultar en un mejor aprendizaje?  ¿Podría resultar en  mejores propuestas de enseñanza?

Dejamos abiertos estos interrogantes y compartimos con ustedes este espacio para que podamos construir caminos didácticos y pedagógicos acompañados de tecnologías.

Los invitamos a brindarnos su opinión.